narrativa

  • La sacudida

    Soledad Otero

    Llevaba unas horas tocando la guitarra y las yemas de los dedos me dolían, pero ya casi había conseguido que la canción sonara igual que en mi cabeza. Unos golpes... > Ver más